02 noviembre 2016

Está en manos de Allah

Reflexiones: Sami El Mushtawi

Allah, enaltecido sea Su nombre, tiene cálculos divinos, propios del Sabio por excelencia. Por eso, Él sabe bien de la situación de todos sus siervos. Otorga con exceso a unos y restringe a otros. El dar mucho a alguien no quiere decir que Allah le ame más y al no dar no implica que ame menos a la persona que apenas tiene para vivir. Confiad en Allah y vivid complacidos. El dice: ¡Profeta!, diles: Mi Creador aumenta el sustento a pecadores y a obedientes y lo restringe a quien Él quiera; y esto no constituye ningún argumento de Su complacencia o ira. Pero la mayoría de la gente no sabe. (34:36).

Refúgiate en Allah

Reflexiones: Sami El Mushtawi

Es difícil que Satanás te deje en paz. Siempre va a sembrar duda e intenta de todos los medios alejarte de Allah. 
Como ya sabes que el asunto es así, pues la única alternativa es refugiarte en Allah. Quédate apegado siempre a Él y jamás el demonio va a poder hacer nada contigo. Allah te lo dice en el Corán de esta manera: Si el demonio te tentara con algo para alejarte de lo que te ha sido ordenado, protégete de él, apoyándote en Dios; por cierto que Allah todo lo oye y todo lo sabe. (41:36).
Quiera Dios que el demonio se aleje de todos.

Cambiemos nuestros códigos

Reflexiones: Sami El Mushtawi

Entre este mundo terrenal y el del más allá hay mucha diferencia, no hay parangón. Sobre eso, el Profeta dijo: “Juro por Allah que este mundo comparado con el otro es como si alguien introdujese su dedo (y señalo con el índice) en el mar y lo retirase ¿Cuánta agua sacaría?”
Por tener una tan limitada visión, trabajamos más para el mundo de acá y menos para el del más allá. Que cambiemos nuestra postura y que trabajemos más para el más allá, y así viviremos en el maravilloso mundo que espera a los adoradores de Allah, si Dios quiere.

Todo se prosterna ante Allah

Reflexiones: Sami El Mushtawi

El Corán nos invita a reflexionar, a contemplar lo que vemos a nuestro alrededor: arriba, abajo y en todas parte que vemos y que no vemos. Nos dice que todo se inclina ante Allah, Le rinde culto, Le adora y nosotros, los humanos, hemos de hacer lo mismo. Fijémonos en este precioso versículo del sagrado Corán que reza así: ¡Hombre de buen criterio! ¿No sabes que prestan obediencia a Dios quienes están en los Cielos, y quienes están en la Tierra y que el sol, la luna, las estrellas, las montañas, los árboles, las bestias y muchas gentes creen en Dios y obedecen sus enseñanzas, mientras que muchos personas han rechazado la fe en Él y no cumplen sus enseñanzas, mereciendo así el tormento y la humillación? Quien se hace acreedor a ser expulsado de la misericordia de Dios no hallará quien lo estime y considere. Dios posee la potestad para toda acción y hace lo que le place. (22:18).
Quiera Dios que los humanos nos reaccionemos y que adoremos al Hacedor de Los Mundos.

Está a tu alcance

Reflexiones: Sami El Mushtawi

Está en tus manos vivir sosegado y sumamente tranquilo. Para lograrlo, sólo acuérdate de Allah. Di una y otra vez: Alabado sea Allah. Di: Gracias a Allah. Di: Gloria Allah. Di: LA ILAH IL-LA ALLAH.... 
La idea, entonces, es estar en permanente contacto con Allah y seguro tu vida va a ser otra vida. Allah dice: Ciertamente los creyentes y cuyos corazones se sosiegan cuando invocan a Dios. Ciertamente que los corazones sólo se sosiegan y sienten la quietud cuando recuerdan la grandeza de Dios y Su poderío. (13:28).

Infinita Misericordia de Allah

Reflexiones: Sami El Mushtawi

Todo el Corán tranquiliza los corazones y hay en el mismo aleyas que tranquilizan mucho más. Estas aleyas nos demuestran la infinita misericordia de Allah, Todopoderoso. Él es perdonador por excelencia. La aleya que a continuación citaremos da testimonio de ello. Dice: Cuando se te presenten quienes creen en el Corán, diles honrándoles: Que la paz sea con vosotros, os traigo las albricias de la infinita misericordia de Dios, Que se impuso a Sí mismo perdonar a quien de vosotros, por ignorancia, cometiera una falta sin reflexionar en sus consecuencias, y luego se arrepintiera y se enmendara. Dios le perdona, porque es Indulgentísimo, Misericordiosísimo. (6:54).

La Vía del Profeta

Reflexiones: Sami El Mushtawi

La vía del Profeta Muhammad, la paz sea con él, es nuestra vía, porque gracias a ello se encamina dignamente hacia la luz dejando atrás las tinieblas de la ignorancia. Allah dice:“Te hemos puesto en un camino por el cual se cumpla el propósito: sigue, pues, éste y no sigas los caprichos de los que no saben”. (45:18), es decir, que gracias a la guía del Profeta Muhammad, el musulmán se encamina directo al conocimiento y la sabiduría.
Quiera Dios que sigamos siempre en este camino.

Aquí tienes la solución

Reflexiones: Sami El Mushtawi

Si estás atravesando momentos difíciles, de angustia y dolor, recuerda a Allah, invoca Su nombre y pídele ayuda. 
Eleva tus manos mientras realizas tus súplicas con sinceridad, y pídele constantemente. Haciéndolo así, relájate como nunca y ten buenos pensamientos sobre Él y espera Su ayuda. Sabe que como humanos no sabemos lo que ocurre con nosotros mismos. Pero nada está oculto para Allah. El Corán dice: “Él tiene las llaves del No-Visto Y sólo Él lo conoce; y sabe lo que hay en la tierra y en el mar. No cae una sola hoja sin que Él no lo sepa, ni hay semilla en la profundidad de la tierra, ni nada húmedo o seco que no esté en un libro claro”. (6:59). 
Que Allah alivie y que saque a cada uno de sus problemas.

Denles buen ejemplo

Reflexiones: Sami El Mushtawi

Los hijos necesitan permanentemente de orientación y de asesoramiento. En el Corán, Allah nos relata la historia de Luqman y la forma en que se dirige a su hijo para adorar a Allah, el Único. Dice: (...) recuerda cuando Luqman le dijo a su hijo, aconsejándole: ¡Hijo!, no asocies con Dios a nadie. La asociación es gran injusticia.(Luqman:13). 
Está en vuestras manos llevar a sus hijos al Sendero Recto. Así que inculcadles el amor a Dios, llevadles consigo a las mezquitas para rezar y no los dejéis en manos de "malos" amigos. La educación islámica del hijo/hija ataña, en primer lugar, al padre y a la madre.
Quiera Dios que nuestros hijos sean buenos adoradores a Allah.

No complicar las cosas

Reflexiones: Sami El Mushtawi

Aisha, que Allah esté complacido con ella dijo: “Siempre que el Profeta, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, podía elegir entre dos asuntos, elegía el más fácil, mientras no implique un pecado. Y si era un pecado, era la persona más alejada de ello, nunca buscó la venganza por asuntos personales, salvo cuando se transgredía la ley de Allah, en estos casos tomaba revancha por la causa de Allah, el Altísimo”.
Quiera Dios que seamos como nuestro Profeta Muhammad.